Pic Quayrat -cara oeste-.

Después de la pequeña decepción del Arbizon, pensamos que la mejor manera de volver a coger motivaciones era plantearse otro objetivo de similares dimensiones. Otra gran vía de los hemanos Ravier, para quitarnos los complejos y fustraciones… Aunque en esta ocasión la escalada nos dejaría un intenso recuerdo… Unos cuantos valles hacia el este del valle de Campan, se encuentra el valle d’Astau –cerca de Bagneres de Luchon-. Llegamos hasta las Granjes d’Astau -1400 m- y la meteo no pintaba nada buena; ascendimos por el valle bajo una intensa lluvia y tormenta eléctrica, que nos dejó totalmente mojados. Pasamos por el Lac D’Oô y después alcanzamos el refugio d’Espingo -1950 m- donde nos alojamos y secamos la ropa. La lluvia de la llegada al refugio me traía el recuerdo de dos años atrás junto a dos amigos –Pedro y Ricard- donde acometimos las crestas de la Seil de la Vaque y Lezat. Pensé que tal vez en esta ocasión tendríamos la misma suerte. Amaneció totalmente cubierto de niebla y todo aún mojado; remontamos el camino dirección al Lac du Portillón con bastante frío para la época, aunque dejamos atrás la niebla, el cielo estaba cubierto y la progresión de las nubes era constante. Antes de llegar al refugio Jean Arlaud, giramos a la izquierda para remontar por las laderas del Quayrat y alcanzar el comienzo de la vía, identificada por una fisura negra a la derecha de una lámina fina de color rojo y de grandes proporciones –definición de la reseña, pero que cuesta identificar-. Comenzamos los largos de cuerda, con ambiente frío, viento y la roca mojada por la lluvia, pero con la fuerte convicción de que esta vez si que íbamos para arriba. Los largos se suceden y vamos encontrando algún viejo pitón y alguna reunión –solo dos-. Las dificultades son del estilo ya conocido y hay que equipar prácticamente de nuevo todo los largos, las horas pasan y al final de la vía salimos por un espolón que no identificamos con la reseña que llevamos. Aún así seguimos para arriba con ganas de llegar a la cumbre del Quayrat -3060 m- estos últimos largos de cuerda son de IV y son las nueve de la noche cuando hacemos cima. Todo nos hace pensar que nos va caer un vivac en el descenso. No hacemos prácticamente fotos y corremos literalmente por la arista norte –vía normal- que no es especialmente un camino. Llegamos a un caos de bloques y la oscuridad cae de golpe y perdemos cualquier referencia posible para continuar descendiendo con seguridad hasta el refugio d’Espingo. Intuimos por el mapa que el descenso flanquea toda la falda del Quayrat, que está rodeada de fuertes cortados, para llegar prácticamente al refugio, pero la falta de visión nos hace aplicar el sentido común y buscar un lugar para pasar la noche. Unas rocas nos valen de refugio, estiramos cuerdas y material y nos protegemos del viento y frio de la noche con toda la ropa que llevamos y agotamos un par de barritas como única cena. Las horas son largas, aunque estamos contentos de la actividad. No es que hayamos sido especialmente lentos, pero estas ascensiones son así, la incertidumbre del itinerario, el equipamiento precario y la austeridad del entorno son agentes que acompañan toda la ascensión y son la componente que hacen realmente atractiva y valorada este tipo de escaladas.

-->
After the slight disappointment of Arbizon, we think the best way to get back into motivations was raised another object of similar dimensions. Another great way of Ravier brothers, to take away the complex and frustrations ... Although this time the climb would leave us a vivid memory ... a few valleys to the east of the Campan Valley, lies the valley d'Astau-near Bagneres de Luchon. We reached the Granjes d'Astau -1400 m, and the weather did not look anything good, we ascended the valley under heavy rain and lightning storm, which left us completely wet. We passed the Lac d'Oo and then reach the refuge d'Espingo -1950 m, where we stayed and dry your clothes. Rain's arrival at the shelter brought me memories of two years ago with two friends, Pedro and Ricard, where we took on the crests of the Seil de la Vaque and Lezat. I thought maybe this time we would have the same fate. Fully dawned misty and everything is still wet, go back the way towards the Lac du Portillón quite cold for the time, but we left the fog, the sky was overcast and the progression of the clouds was constant. Before coming to the shelter Jean Arlaud, turn left to climb the slopes of Quayrat and reach the beginning of the road, identified by a black crack to the right of a thin red-and large-scale definition of review, but hard to identify. We began the long rope, with cold weather, wind and rain-wet rock, but with the strong conviction that this time if we were going up. The long follow one another and we found some old python and a meeting-just two. The difficulties are well-known style and you have to equip nearly all over again the long hours pass and the end of the road by a spur that we do not identify with the review we carry. Still follow up wanting to reach the summit of Quayrat -3060 m-long string latter are IV and it's nine in the evening when we do top. Everything leads us to think that we will drop a bivouac on the descent. We do photos and run almost literally by the normal route north ridge, which is not particularly a road. We arrived at the block chaos and darkness falls suddenly and lose any possible reference to security and continues down to the refuge d'Espingo. We sense the map flanking the decline Quayrat entire skirt, which is surrounded by strong cut, reaching almost to the shelter, but the lack of vision makes us use common sense and find a place to spend the night. We make use of a rock shelter, stretch cords and equipment and protect ourselves from the wind and cold of the night with all the clothes we wear and exhausted a couple of bars as the only dinner. The hours are long, but we are pleased with the activity. Not that we have been particularly slow, but these ascents are thus the uncertainty of the route, poor equipment and the austerity of the environment are agents who accompany the entire climb and are the components that make it really attractive and valued this type of climbing.


Datos técnicos Pic Quayrat 3060 m –cara oeste-:

Bibliografia: Bellefon, P. (1977). Los Pirineos. Las 100 mejores ascensiones y excursiones. “Ascensión nº85”. Editorial R.M. Barcelona.
Mapa Bagneres de Luchon. Carta IGN 1848 OT. Esditorial IGN. France.
Desnivel: 500 m
Dificultad: MD, con pasos de V+. Pared de granito vertical con posibilidad de escapatoria por otros itenerarios.
Material: 15 cintas, 4 pintones planos y 3V -recomendables pitones planos-, juego de friends –los grandes no són necesarios-, juego tascones y diversos anillos.
Horario: 10 h (la reseña marca entre 7-8h).
Aproximación: 3h desde el refugio d’Espingo o 1h desde el refuigo Jean Arlaud.
Itinerario: Entre los dos resaltes de la pared oeste del Quayrat.

Cara O Quayrat












Comentaris

Chavi ha dit…
Veo que vais tachando del libro de Bellefon. Me ha resultado familiar vuestra aventura porque en el año 97 me pasó lo mismo con mi hermano Luis, escalamos la Oeste del Quayrat ya acabamos improvisando un vivac entre unos bloques cerca de la cumbre.
Enhorabuena por la actividad y el espíritu.
Ciscu ha dit…
Gracias por tus comentarios. Me alegra oir a otro apasionado de las clásicas de las 100 mejores del Pirineo, cada vez cuesta más encontrarse con escaladores que buscan la esencia del Pirineismo del siglo pasado... Un saludo.

Entrades populars d'aquest blog

Hipoxia y toma de decisiones

Via Indipytecus al Tossal del Coscollet

Escalada Vilanova de Meia "Rampas invertidas"