Entrades

S'estan mostrant les entrades d'aquesta data: abril, 2016

Salvaguardia

Imatges
Seductora mirada, pocas veces se encuentra tan blanco. Deslizamiento suave pero sin pausa hasta situarnos bajo una depresión que nos indica que mejor seguir sin esquís hasta su cumbre. Ascenso por un pequeño corredor rocoso que nos deja en la impresionante arista. La arista es suprema y nos deja avanzar, no sin hundirnos hasta las rodillas. Saltando entre las dos vertientes, llegamos hasta su hongo final. El descenso espectacular hasta el Pla d'Estan. Oscar y Ciscu

Islandis -Cavallers-Boi-

Imatges
Bajan las temperaturas, pero el agua corre por debajo del hielo. Sonido constante de goteo y la "cascada de agua" sigue deslizándose por la base de la "cascada de hielo"... El hielo es efímero y tal vez sea el momento de iniciar o de abandonar definitivamente este lugar. La gran columna final nos mira con intimidación y definitivamente decidimos que la visitaremos la próxima temporada, que esperemos sea mucho más gélida que esta. Oscar y Ciscu

Corredor SO Tuca Blanca de Paderna

Imatges
Ya estamos en primavera y nieva suavemente. La nieve húmeda se engancha de forma persistente bajo mis tablas. La niebla baja y me dejo llevar por lo que me pide mi instinto. Superada la Tuca Blanca de Paderna, desde su vertiente este, me desvío por un pequeño valle, que por su parte derecha, alcanza un minúsculo collado rocoso. Desde el collado se accede directamente a la parte superior del corredor SO. La nieve helada facilita la progresión hasta la misma cumbre, cubierta por una gran arista de nieve. Una vez en el collado me dejo llevar por lo que inicialmente me lleva hasta aquí, descender esquiando este pequeño corredor. La nieve helada permite pocos giros y desciendo hasta que se ensancha derrapando, desde aquí magnifica esquiada hasta los Llanos del Hospital. Ciscu Arista cimera Collado de descenso con esquís

Corredor Norte del Margalida

Imatges
Un paisaje gélido, silencioso y solitario rodea la majestuosa y vertical cara norte del Margalida. El corredor se presenta gris, con poco hielo y con los resaltes muy técnicos. En su interior no corre el agua, hace frío, todo se encuentra helado y solo el picoteo de nuestros nuestros piolets y crampones rompe su perpetuo silencio. A los pocos largos la niebla nos envuelve y el viento no hace más que derramar chorros de nieve que se deslizan desde el collado por la vertical pendiente del corredor. Por fin cumbre. Llegamos al collado, sin tenerlo muy claro desde el principio. Cada largo nos impone una nueva incógnita que vamos resolviendo, pero sin mucha certeza de conseguir resolver la ecuación completa. Los diferentes resaltes nos obligan a acariciar, más que clavar, el fino hielo que cubre la roca. Cuatro horas de aproximación -desde los Llanos del Hospital de Benasque- tres de ascenso y una y media para descender por los rápeles ya instalados. Es conveniente utilizar cuerdas